SAN MARTÍN DE LOS ANDES

Dolor por la muerte por coronavirus de un joven de 33 años

Ítalo Paredes tenía problemas en los riñones pero era un vecino activo y deportista.
viernes, 18 de junio de 2021 · 16:54

La ciudad de San Martin de los Andes esta conmocionada. Es que en la última jornada falleció por coronavirus Ítalo Emanuel Paredes, un joven de apenas 33 años. Sus amigos, familiares y conocidos del club donde colaboraba, lo despidieron con palabras de dolor e incomprensión.

"Es algo que no podemos creer", dijo Claudio Calozo en diálogo con LM Neuquén. Los Calozo eran una familia cercana a Ítalo. Diego fue su íntimo amigo desde el jardín de infantes, pero aún no puede expresar su pesar por el sufrimiento causado por el virus pandémico y fue su hermano Claudio, que también lo quería, quien tomó la palabra.

El joven era padre de un chico de 13 años.

Claudio relató que Ítalo, el joven fallecido, estuvo once años a la espera de un trasplante de riñón, y en el mientras tanto debía hacerse diálisis tres o cuatro veces por semana, lo que también le provocaba otros problemas de salud. “Él se quebraba muy fácil, a veces andaba en silla de ruedas, siempre estaba acompañado por su madre", recordó Claudio.

Sin embargo, cuando el trasplante finalmente llegó, su calidad de vida mejoró. "A los meses de ser trasplantado lo veíamos boxeando. Tenía unas ganas de vivir tremendas", contó su amigo.

Claudio e Ítalo compartían el amor por la música y el fútbol. Es más, la última vez que hablaron fue cuando se jugó el último Superclásico, el pasado 16 de mayo. Claudio sacó cuentas y supone que para esa fecha Ítalo ya estaba contagiado de coronavirus. “Nos dijo que se sentía mal y tenía tos”, rememoró.

Ítalo entrenaba las infantiles de Chacra.

A partir de allí, la situación del joven de 33 años fue para peor. Lo internaron en terapia intensiva en el hospital Ramón Carrillo, y su capacidad respiratoria disminuía diariamente, hasta que empezó a mostrar una mejoría que ilusionó a su entorno. "Un día se despertó, pidió escuchar música, lo bañaron y lo afeitaron. Pero a los días tuvo una falla multiorgánica y no la pudo soportar", contó Claudio.

"No fue una persona que se entregaba. Él se fue con ganas de vivir y eso es lo que más duele", resaltó. “Le puso tanto esfuerzo a la vida, se trasplantó y cuando comenzó a mejorar le agarró este virus y lamentablemente se lo llevó. Es una cosa que uno no lo puede creer, tenía muchas ganas de vivir”, dijo su amigo sin poder creerlo.

 

La despedida del club

Ítalo solía tener problemas para desplazarse, pero eso no le impedía alimentar sus pasiones: ser entrenador de fútbol era una de ellas, y lo hacía en las infantiles del Club Chacarita de la ciudad, de forma solidaria y con espíritu comunitario.

Hace tres años que Ítalo estaba en el club.

"Nos dejaste hermosas enseñanzas, valores y sobre todo mucho cariño tanto para los chicos como a nosotros los directivos y padres. Se que desde arriba vas a seguir ayudándonos a dirigir a gritar cada jugada te vamos a recordar por lo que fuiste, sos y seguirás siendo. Un luchador con toda las letras", lo despidieron desde el club.

Otras Noticias