Murió Carlos Saúl Menem, el expresidente de la convertibilidad

El senador estaba internado desde fines del año pasado.
domingo, 14 de febrero de 2021 · 11:39

El expresidente de la Nación Carlos Menem falleció este domingo tras varias semanas internado en la Ciudad de Buenos Aires. La información trascendió en las primeras horas de la mañana.

El riojano fue internado el pasado 15 de diciembre en el sanatorio Los Arcos luego de haber ingresado al nosocomio por un estudio de rutina de la próstata. Allí los médicos detectaron una infección urinaria que derivó luego en problemas cardíacos. Tras días en el sanatorio, los análisis arrojaron que el senador sufría una neumonía bilateral. Días antes de Año Nuevo, los médicos que atendían al funcionario decidieron inducirlo en un coma farmacológico.

El expresidente supo lucir su carisma con los medios de comunicación y otros políticos. Con su frase “Síganme, no los voy a defraudar” marcó la década de los 90 y fue acusado de escándalos de corrupción, como la venta ilegal de armas a Ecuador y Croacia.

Desde diciembre de 2005, Menem ocupaba una banca en el Senado de la Nación por la Provincia de La Rioja. Actualmente, se encontraba dentro del bloque de senadores del Frente de Todos, luego de negociar con el oficialismo tras la victoria en 2019.

El oriundo de Anillaco fue gobernador de La Rioja entre diciembre de 1983 y julio de 1989, cuando negoció con el expresidente Raúl Alfonsín para concretar una toma de poder anticipada debido a la brutal crisis económica que sufría el país por la gestión del líder radical.

Durante los 90, el país fue víctima de la apertura económica que Menem y su ministro favorito, Domingo Cavallo, encabezaron frente al Gobierno con medidas como el famoso “1 dólar 1 peso” y políticas macroeconómicas de tinte neoliberal, que terminaron con la privatización sin concesiones a empresas extranjeras y locales. Las políticas del riojano devinieron en la crisis económica del 2001 y el estallido social que la incapacidad de Fernando de la Rúa propició.

Menem asumió con las promesas de un caudillo provinciano, pero supo entender cómo instalar a la Argentina dentro de los intereses de la Casa Blanca y gobernar con fuertes medidas capitalistas que respondían al Gobierno de los Estados Unidos.