Nicaragua

La Policía de Nicaragua detuvo a dos líderes empresariales críticos del presidente

Solo faltan dos semanas para las elecciones en Nicaragua y no hay un candidato fuerte de la oposición.
viernes, 22 de octubre de 2021 · 09:04

El presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (COSEP) de Nicaragua, Michael Healy, y el vicepresidente de la entidad, Álvaro Vargas, fueron detenidos por la Policía Nacional y deberán pasar 90 días presos.

Las fuerzas de seguridad informaron que ambos líderes de la principal patronal del país centroamericano son investigados por presunto lavado de dinero, bienes y activos. Tanto Healy, empresario azucarero, como Vargas, empresario ganadero, son críticos del presidente de Nicaragua, Daniel Ortega.

La Policía Nacional de Nicaragua agregó que también se los investiga por supuestamente “realizar actos que menoscaban la independencia, la soberanía y la autodeterminación, incitar a la injerencia extranjera en los asuntos internos, pedir intervenciones militares y organizarse con financiamiento de potencias extranjeras para ejecutar actos de terrorismo”.

Los sectores empresariales de El Salvador, Guatemala, Venezuela y Colombia mostraron solidaridad con los detenidos.

Como en otras ocasiones, las autoridades basaron sus acusaciones en la Ley de Defensa de los Derechos del Pueblo a la Independencia, la Soberanía y la Autodeterminación para la Paz, que permite calificar a los empresarios (y a los demás opositores detenidos) como “traidores a la patria” y inhabilitarlos a postularse para la función pública.

La COSEP hizo público en Twitter su repudio a los arrestos de sus dirigentes. “Estas acciones que violentan los derechos fundamentales establecidos en la Constitución Política de Nicaragua deben cesar de inmediato”, indicó la entidad.

 

Pedidos de liberación

Tanto organizaciones de derechos humanos como agrupaciones opositoras de Nicaragua llamaron a liberar a los dos empresarios al calificar a las detenciones como arbitrarias. También lo hizo la oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, al condenar la “persecución” de Healy y Vargas.

Durante una década, el sector empresarial y el Gobierno de Ortega fueron aliados, pero todo se rompió en 2018.

Asimismo, se pidió la liberación de los demás opositores detenidos en los últimos meses por parte de las autoridades de Nicaragua. Hasta ahora, son 39 los arrestados desde el 28 de mayo, 7 de las cuales habían afirmado su intención de presentarse a las elecciones presidenciales.

Los comicios tendrán lugar el 7 de noviembre, en los que Ortega, sin ningún candidato fuerte de la oposición en campaña, buscará una nueva reelección y, con ella, su quinto mandato de cinco años.

Otras Noticias